Publicado el 11-12-2006 / Edición Nº 3 / Año II

 


Lo que es y lo que fue: una aproximación al tiempo en Los pasos perdidos
por Pezzella, Daniel
Facultad de Ciencias Sociales - Universidad Nacional de Lomas de Zamora
Pezzella, Daniel (11-12-2006). Lo que es y lo que fue: una aproximación al tiempo en Los pasos perdidos.
HologramŠtica Literaria - Facultad de Ciencias Sociales - Universidad Nacional de Lomas de Zamora
Año II, Número 3, pp.142-144
ISSN 1668-5024
URL del Documento : https://www.cienciared.com.ar/ra/doc.php?n=490
URL de la Revista : https://www.cienciared.com.ar/ra/revista.php?wid=10
Botn Derecho para Descargar Documento Completo
(PDF)
35790 Bytes


Lo que es y lo que fue: una aproximación al tiempo en Los pasos perdidos

 

 

 

Daniel Pezzella

Facultad de Ciencias Sociales

UNLZ

 

 

Una de las caracter√≠sticas m√°s distintivas de la novela moderna es lo que Dario Villanueva (1994: 40) denomina ‚Äúnuevos tratamientos del tiempo‚ÄĚ. Dice que estos tienen, en buena medida, origen en el descr√©dito en el cual ha ca√≠do la idea de Eternidad. Sin embargo, en Los Pasos Perdidos el tiempo m√°s que como estrategia de presentaci√≥n textual, aparece como tema.

         

Todo relato que implique viaje y aprendizaje debe aludir a alguna forma de pasaje. De un lado, quedar√° ‚Äėlo que fue‚Äô, del otro, una vez cruzado el pasaje, ‚Äėlo que ser√°‚Äô de all√≠ en m√°s.

         

En Los Pasos Perdidos el pasaje se halla plasmado en el pasadizo (209) fluvial por el que penetra la curiara. La percepción se trastoca (210) por efectos del paisaje. Cruzado el pasadizo, la primera prueba ha culminado. Justo antes de cruzar, el protagonista imagina que forma parte de una expedición conquistadora del S. XVII. Del otro lado del pasadizo el tiempo está hecho de otra sustancia. Y no es la noción de Eternidad la que está en cuestión. Todo lo contrario. Se trata del movimiento y la evolución del tiempo. En las selvas de América el origen del mundo vuelve a suceder a diario. Con él, tornan a surgir todas las cosas.

         

Los parajes a los que arriba la expedición son los mismos que eran en el principio de los tiempos (218). Allí, los árboles muertos después de siglos eran atacados por el rayo:

 

 

“…el coloso, nunca salido de la prehistoria

acababa por desplomarse, aullando por

todas las astillas, arrojando palos a los

cuatro vientos, rajado en dos, lleno de carbón

y fuego celestial‚Ķ‚ÄĚ (216)¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

 

Para el cura, el pasado remoto y el reciente son la misma cosa. Cuenta historias de otros clérigos asesinados por indios (220) como habiendo sucedido en la víspera.

         

Al reanudarse el viaje, el clérigo, ofuscado con Yannes por ser éste el culpable de lo avanzado de la hora de partida, se transforma en un despótico pero eficientísimo Caronte. No rema, pero guía la embarcación a través de la feroz tormenta (222).

         

La misa que da Fray Pedro en la selva es también reveladora para el protagonista:

 

 

‚Äú‚Ķde s√ļbito nos deslumbr√≥ la

revelación de que ninguna diferencia

hay entre esta misa y las misas

que escucharon los conquistadores de

El Dorado (…). El tiempo ha retrocedido

cuatro siglos‚ÄĚ (230).

 

 

Luego, el tiempo retrocede hasta la Temprana Edad Media (232). Ese pasado, solamente conocido por él a través de cuadros, se hace palpable (233).

         

Los hombres que reinan en esa selva son hombres que usan cuchillos de piedra e instrumentos de hueso. Esto sucede en Am√©rica, donde el hombre puede darse la mano con el que fue hace miles y miles de a√Īos (106). De la invenci√≥n del lenguaje (239) pasa directamente a observar el origen mismo del mundo. Las grandes mesetas son monumentos que se alzaron en la tierra cuando no exist√≠an ojos que los mirasen (241).

         

Esa naturaleza a√ļn no sometida por el hombre contrasta con ese otro mundo de naturaleza domada donde ya no tienen lugar los mitos ni los dogmas y (121) donde todo lo anhelado por su padre, Erasmo incluido, no pod√≠a disimular los horrores de la Mansi√≥n de Calofr√≠o (125).

         

Cuando el m√ļsico hab√≠a oficiado de lenguaraz durante el transcurso de la segunda guerra mundial, asqueado de las atrocidades del mundo civilizado, hizo un primer cruce sobre el agua. Este primer pasaje, algo mayor que el ca√Īo El Pintado, es el Oc√©ano Atl√°ntico (121) y constituye un remoto primer desenga√Īo.

         

Finalmente, esa naturaleza no domada de las selvas americanas tampoco ha sido nombrada. A diferencia de otras cosas tocadas por el hombre civilizado que anhela poner nombre a todo lo que ve, ese paisaje puede alg√ļn d√≠a desaparecer del planeta sin ser tocado por la palabra (268).

 

 

Bibliografía

Villanueva, Darío (1994). Estructura y tiempo reducido en la novela, Barcelona, Anthropos.

CARPENTIER, Alejo (1999). Los pasos perdidos, Bs. As., Atalaya.

 

URL del Documento:
https://www.cienciared.com.ar/ra/doc.php?n=490

URL de la Revista:
https://www.cienciared.com.ar/ra/revista.php?wid=10

5021 Visitas
Volver 

HologramŠtica Literaria es una Publicaciůn Acadťmica con Referato de la Facultad de Ciencias Sociales de la UNLZ
ISSN 1668-5024


Publicado con Lapacho ® Revistas Académicas 2.0