Publicado el 01-09-2006 / Edición Nº 4 / Año II

 

















Estrategar Comunicación & Desarrollo: estado del arte
por Ossandůn Correa, Fernando
Fondo de Solidaridad e Inversiůn Social ‚Äď FOSIS
Ossandůn Correa, Fernando (01-09-2006). Estrategar Comunicación & Desarrollo: estado del arte.
FISEC-Estrategias - Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora
Año II, Número 4, V2
ISSN 1669- 4015
URL del Documento : https://www.cienciared.com.ar/ra/doc.php?n=494
URL de la Revista : https://www.fisec-estrategias.com.ar
Botn Derecho para Descargar Documento Completo
(PDF)
64358 Bytes

RESUMEN:
<P class=MsoNormal style="MARGIN: 0cm 0cm 0pt; TEXT-INDENT: 30pt; LINE-HEIGHT: 150%; TEXT-ALIGN: justify"><SPAN style="FONT-FAMILY: Arial; mso-bidi-font-family: 'Times New Roman'"><FONT size=3>¿Qué comunicaciones para qué desarrollo? Esta es, a nuestro juicio, la interrogante principal a responder, cada vez que se quiere determinar el mapa de estrategias comunicacionales más adecuado para potenciar el desarrollo. El desarrollo es un proceso humano cambiante, que se modifica, evoluciona y piensa de manera diferente, con el transcurrir del tiempo, de las sociedades y de las circunstancias. Y las comunicaciones, siendo parte constitutiva de dicho proceso, jugarán un rol diferente en cada caso o situación.<?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" /><o:p></o:p></FONT></SPAN></P> <P class=MsoNormal style="MARGIN: 0cm 0cm 0pt; TEXT-INDENT: 30pt; LINE-HEIGHT: 150%; TEXT-ALIGN: justify"><SPAN style="FONT-FAMILY: Arial; mso-bidi-font-family: 'Times New Roman'"><FONT size=3>La red de comunicadores sociales agrupados en el Foro Iberoamericano sobre Estrategias de Comunicación así lo entiende y ha emprendido un camino de reflexión, orientado a tomar partido respecto en esta imbricación dinámica de ambos procesos ‚Äďdesarrollo y comunicación<o:p></o:p></FONT></SPAN></P>
PALABRAS CLAVE: Comunicaci√≥n, Desarrollo, Enfoques comunicacionales
ABSTRACT:

¬ŅWhat communications for which development? This is, according to our judment, the main question to answer, every time it is wanted to determine the communicational strategy map more proper to improve the development. The development is a changing human process, that shifts, evolves and thinks in different ways, with the pass of time, of society and circumstances. And the communications, being constitutive part of that process, will play a different role in every case and situation.

The social communicartors net joined in the Foro Iberoamericano sobre Estrategias de Comunicación uderstands it that way and has initiated a reflection way, oriented to take part in this dynamic imbrication of both processes- communication and development.

KEYWORDS: Communication, Development, communicational approaches

Presentación

 

¬ŅQu√© comunicaciones para qu√© desarrollo? Esta es, a nuestro juicio, la interrogante principal a responder, cada vez que se quiere determinar el mapa de estrategias comunicacionales m√°s adecuado para potenciar el desarrollo.

 

Lo anterior, porque el desarrollo es un proceso humano cambiante, que se modifica, evoluciona y piensa de manera diferente, con el transcurrir del tiempo, de las sociedades y de las circunstancias. Y las comunicaciones, siendo parte constitutiva de dicho proceso, jugarán un rol diferente en cada caso o situación.

 

No es lo mismo comunicar a favor de procesos de desarrollo nacionales end√≥genos ‚Äďconducidos bajo la √©gida de un Estado de bienestar, con una sociedad civil activa, nacional y para-estatal-, que hacerlo para favorecer procesos de desarrollo hacia fuera y/o de integraci√≥n regional ‚Äďorientados y regulados por el Estado, dinamizados por los agentes que controlan los mercados, y con una sociedad civil an√≥mica, o independiente y fortalecida al alero de los temas emergentes-.

 

La red de comunicadores sociales agrupados en el Foro Iberoamericano sobre Estrategias de Comunicaci√≥n as√≠ lo entiende y ha emprendido un camino de reflexi√≥n, orientado a tomar partido respecto en esta imbricaci√≥n din√°mica de ambos procesos ‚Äďdesarrollo y comunicaci√≥n.

 

Las conclusiones del II Encuentro de FISEC, realizado en Sevilla el 2004, al respecto de la comunicaci√≥n para el desarrollo expresaban ‚ÄúLa necesidad de superar la racionalidad instrumental por una racionalidad comunicativa y relacional; de pensar la teor√≠a desde otra forma de pensamiento y de reconceptualizar ciertas categor√≠as tales como desarrollo -Pensar la comunicaci√≥n para el desarrollo significa problematizar la globalidad-‚Äú. (FISEC, 2004) Los participantes dejaron anotadas algunas propuestas de estrategias espec√≠ficas, tales como: ‚Äúla anti-estrategia, la fiesta como modelo ca√≥tico y el an√°lisis de redes sociales‚ÄĚ. (FISEC, 2004)

 

‚ÄúEn-redar la sociedad desde un enfoque transversal del desarrollo‚ÄĚ (FISEC, 2004) es el desaf√≠o principal, v√°lido hasta el presente, al cual nos convoca dicha reuni√≥n.

.

Por su parte, el III Encuentro, realizado en México el 2005, destaca entre las conclusiones consensuadas por sus integrantes, el valor de:

 

La comunicaci√≥n participativa; la aceptaci√≥n del ‚Äúotro‚ÄĚ como un ser independiente y libre; el reconocimiento de los nuevos enfoques de intervenci√≥n social y articulaciones institucionales en el √°mbito de lo p√ļblico; la habilitaci√≥n y la igualdad de oportunidades en el acceso a los espacios p√ļblicos de comunicaci√≥n. (FISEC, 2005)

 

De este modo, los autores reiteran la apuesta por la comunicación relacional como el enfoque más productivo para el cambio.

 

Acerca del desarrollo que queremos

 

La mayor√≠a de quienes participan en experiencias de C&D sienten que su opci√≥n tiene algo de contra-corriente, que se hace ‚Äúa pesar de‚ÄĚ o ‚Äúen contra de‚ÄĚ din√°micas comunicaciones hegem√≥nicas en la sociedad.

 

Este sentimiento tiene base en la propia realidad, marcada por las tendencias que adquiere el crecimiento y desarrollo de la(s) industria(s) de las comunicaciones: concentraci√≥n y centralizaci√≥n de la propiedad de los medios, homogeneizaci√≥n de los mensajes producidos centralmente, imposici√≥n de redes locales de radio y telecomunicaci√≥n alimentadas por una sola empresa, que la noticia se construya en torno de ‚Äúlo que vende‚ÄĚ y no alrededor de ‚Äúlo importante‚ÄĚ, que la pol√≠tica se espectacularice al punto que apenas se pueda seguir reconociendo su funci√≥n de representaci√≥n ciudadana, entre otras tendencias.

 

Por su parte, al menos en la Regi√≥n de la cual provengo, los procesos de desarrollo vienen de vuelta ‚Äďafortunadamente- de una visi√≥n economicista, tecnicista y elitista de los mismos, tendencia que fue dominante en el mundo por un par de d√©cadas, desde los a√Īos ochenta en adelante, debido al impulso incontrarrestable ‚Äďen ese entonces- de las recetas neoliberales propuestas por el Fondo Monetario Internacional y la banca financiera transnacional (el llamado ‚ÄúConsenso de Washington‚ÄĚ).[1]

 

En tal sentido, la Declaraci√≥n acu√Īada por la FISEC durante su III Congreso el 2005, se encarg√≥ de esclarecer el objetivo deseado de los procesos de desarrollo analizados: ‚ÄúConseguir mejores condiciones y calidad de vida, para las sociedades en su conjunto y en particular para los grupos menos favorecidos o excluidos por las din√°micas de desarrollo econ√≥mico prevalecientes‚ÄĚ.¬† (FISEC, 2005)

 

Veamos este concepto m√°s de cerca: ¬ŅA qu√© desarrollo aspiramos?

 

La convocatoria deL FISEC y de la Universidad Iberoamericana de México fue extremadamente atractiva y desafiante:

 

Necesitamos una nueva teoría estratégica para la vida cotidiana que sea menos geométrica y más cualitativa, menos racional y, en cambio, mas hermenéutica y relacional (I Encuentro, Madrid, 2002) Para ello hemos querido hacer del ser humano el eje central de este nuevo debate. Un ser humano que constituye el missing link de la actual teoría  sustituido por constructos simplificadores. (FISEC, 2005)

 

Por su parte, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo ‚ÄďPNUD- es quien mejor ha liderado y sistematizado internacionalmente una visi√≥n amplia y moderna del desarrollo, con su propuesta de Desarrollo Humano y su √≠ndice anual de verificaci√≥n y comparaci√≥n de los desarrollos alcanzados (IDH). Su mirada seguramente tuvo a la vista elaboraciones procedentes de diferentes √°mbitos y or√≠genes, tales como la propuesta de Desarrollo Humano formulada por Mac Neef y Elizalde en los a√Īos ochenta, la teor√≠a del capital social, el modelo de exclusi√≥n / inclusi√≥n social, la identificaci√≥n de sectores sociales vulnerables o en situaci√≥n de riesgo, la matriz de identificaci√≥n y manejo de los riesgos sociales por rangos et√°reos (Banco Mundial), entre otros. (Ossand√≥n, 2005)

 

La Declaraci√≥n del Milenio (NU, 2000) [2] de las Naciones Unidas, suscrita por 147 jefes de Estado en septiembre del a√Īo 2000, por su parte, a√Īadi√≥ un ingrediente dram√°tico al debate: el desarrollo contempor√°neo ha dejado como resultados una creciente desigualdad en los beneficios y la exclusi√≥n de vastos sectores sociales del desarrollo, nuevas brechas sociales, tecnol√≥gicas y de oportunidades, condenando a vivir en la pobreza a 1 mil millones de seres humanos. Dicha Declaraci√≥n fij√≥ objetivos y metas al 2015, para combatir la pobreza extrema y el hambre, revertir el deterioro ambiental, mejorar la educaci√≥n y la salud, promover la igualdad entre los sexos, y establecer una alianza mundial para el desarrollo.

 

En suma, quienes se apasionan por la C&D en la actualidad, aspiran a potenciar un desarrollo que responda ‚Äďm√°s menos- a los calificativos de humano, integral, sustentable y con equidad. Es un planteamiento amplio, pero cr√≠tico a cualquier intento de querer reducir el desarrollo al crecimiento econ√≥mico, o la equidad al supuesto efecto distributivo espont√°neo del mercado (teor√≠a del ‚Äúrebalse‚ÄĚ o del ‚Äúchorreo‚ÄĚ).¬† Es m√°s, el desarrollo es concebido como un derecho humano fundamental, consagrado as√≠ por las propias Naciones Unidas. [3]

 

Lo anterior no es una mera declaración de principios o una afirmación ideológica. Es la consecuencia de una mirada a los procesos comunicacionales como constitutivos del desarrollo y de su razón de existir.

 

Algunas precisiones:

 

‚ÄúEl desarrollo es uno solo: es el paso, para cada persona, de condiciones de vida menos humanas a condiciones de vida m√°s humanas‚ÄĚ, fue la definici√≥n acu√Īada por la Comisi√≥n Latinoamericana y del Caribe a la 1¬™ Cumbre de Desarrollo Social (NU, 1995), significando con ello no s√≥lo el tr√°nsito entre condiciones percibidas como peores y otras comos mejores, sino el alcance universal -v√°lido para todos y todas-, adem√°s del proceso de humanizaci√≥n progresiva involucrado.

 

Por su parte, Calandria A.C.S., de Lima, Per√ļ, sostiene en un documento reciente:

Actualmente todos estamos de acuerdo en que el desarrollo es una meta com√ļn que supone el mejoramiento de las condiciones y la calidad de vida de las personas. Esta meta no tiene que ver s√≥lo con el crecimiento econ√≥mico, sino fundamentalmente con el crecimiento del ser humano, ampliando sus capacidades y oportunidades no s√≥lo para tener m√°s (propiedad) sino para hacer m√°s (producir), y ser m√°s (crecer como personas). Desde esta perspectiva, la comunicaci√≥n para el desarrollo tiene que ver con una apuesta cultural de cambio. (Casta√Īeda, 2005, p.14)¬†

 

Habr√≠a que a√Īadir otra precisi√≥n: se est√° imponiendo la idea de que debe primar una visi√≥n a√ļn m√°s proactiva del Estado en relaci√≥n con enfrentar las consecuencias de las desigualdades y las discriminaciones que obstaculizan el logro de una verdadera y profunda ‚Äúigualdad de oportunidades‚ÄĚ. Esto es, el reconocimiento de que es un derecho humano, social y ciudadano de las personas el disponer de condiciones y calidad de vida m√≠nima garantizada. Para ello, el Estado debe invertir m√°s en quienes tienen menos y crear sistemas ‚Äďm√°s o menos complejos- de protecci√≥n social, de alcance universal. (Hardy, 2006, pp.26-27) [4]

 

Acerca de los sujetos e instrumentos de intervención

 

La apuesta por el desarrollo humano, integral, sustentable y con equidad, exige nuevas b√ļsquedas al nivel de los instrumentos conceptuales que orientan la intervenci√≥n por parte de las sociedades y del Estado. Observamos como ejes articuladores del debate, los siguientes enfoques de intervenci√≥n:

 

- intervenciones centradas en y con¬† los sujetos del desarrollo, no en las obras f√≠sicas; √©stas, por si mismas ‚Äďinfraestructura, equipamiento- son las condiciones para el desarrollo, no el desarrollo en s√≠ mismo; los sujetos hoy reconocen las individualidades, no son siempre sujetos colectivos, ni √©stos √ļltimos responden a un modelo √ļnico de agrupaci√≥n o asociaci√≥n. Intervenci√≥n con las personas, familias, comunidades, organizaciones sociales, instituciones, naciones, etnias, microemprendedores, agencias de desarrollo, etc.; sus necesidades son materiales e inmateriales y requieren satisfactores de ambos tipos.

 

- intervenciones integrales, sin√©rgicas, que dejen atr√°s el sectorialismo y las intervenciones puntuales o aisladas (‚Äúel desarrollo es uno solo‚ÄĚ, o es humano o no lo es); los sectores (salud, educaci√≥n, vivienda, etc.) no desaparecen, pero s√≠ se integran entre s√≠ crecientemente -complementariedad.

 

- apuesta por la diversidad, antes que por la uniformidad; reconocimiento a las ‚Äúidentidades m√ļltiples‚ÄĚ que impone el escenario socio cultural de cada pa√≠s y de la globalidad.

 

- apuesta por la corresponsabilidad de los actores; si la ciudadan√≠a ofrece una mirada de lucha por garantizar ciertos derechos, √©sta se completa con una mirada de deberes ‚Äďcu√°les son los compromisos que las partes est√°n dispuestas y en condiciones de asumir, para lograr el objetivo deseado; las pol√≠ticas p√ļblicas son m√°s efectivas cuando se acompa√Īan de procesos participativos y/o en ellas est√°n claramente delimitados los compromisos de las partes.

 

- trabajo en red, es decir, articulaci√≥n de intereses sociales y econ√≥micos diversos tras un objetivo o tarea en com√ļn, sin que las partes tengan que renunciar por ello a sus propias identidades; se observan diferentes¬† tipos de redes, siendo las de mayor proyecci√≥n aquellas que articulan actores de √°mbitos diferenciados: redes p√ļblicas intersectoriales, alianzas p√ļblico ‚Äď privado, redes socio pol√≠ticas de la sociedad civil.

 

- apuesta por la participaci√≥n social, especialmente la participaci√≥n ciudadana, aquella que asegura gobernabilidad; los procesos de desarrollo no son tales si no contemplan espacios de influencia para los actores involucrados, lo cual supone aceptar y reconocer grados de influencia desiguales, no absolutos; la autogesti√≥n, expresi√≥n m√°xima de participaci√≥n es ‚Äďen la mayor√≠a de los casos- una ficci√≥n o una expresi√≥n de utop√≠a, debido ‚Äďjustamente- a los crecientes grados de interrelaci√≥n entre actores que impone la modernidad.

 

- instrumentos que cubren √°mbitos espaciales de desarrollo, siendo ‚Äúel territorio‚ÄĚ ‚Äďcualquiera sea su tama√Īo- un espacio ventajoso para lograr la integralidad y humanizar la intervenci√≥n: territorio local, regional, nacional, internacional, mundial.

 

- apuesta por las nuevas tecnolog√≠as, en especial las de la Informaci√≥n y la comunicaci√≥n (TIC), puestas al servicio de los objetivos del desarrollo, antes que al crecimiento y desarrollo por s√≠ mismas; la tecnolog√≠a al servicio del tener m√°s, hacer m√°s y ser m√°s. (Casta√Īeda, 2005, p.14)

 

- centralidad en los resultados, si se quiere que el desarrollo sea verdaderamente una expresi√≥n de cambio; el proceso, el m√©todo, las estrategias de intervenci√≥n integral y en red, etc., son condici√≥n indispensable ¬Ņpara qu√©? Los objetivos del desarrollo deben materializarse en resultados reconocibles, evaluables, comparables, susceptibles de ser difundidos. Los procesos necesitan responder a criterios de efectividad (eficacia en la obtenci√≥n de resultados, eficiencia en el uso de los recursos) para asegurar su sostenibilidad en el tiempo y su impacto transformador en los sujetos y espacios involucrados. En consecuencia,¬† todos los procesos pueden ser le√≠dos en clave de proyecto, con un ciclo que involucra un antes, un durante y un despu√©s, para nuevamente volver a empezar.

 

El enfoque comunicacional para el Desarrollo

 

Entendemos por Comunicaci√≥n la construcci√≥n de significados compartidos entre sujetos o actores, a trav√©s del intercambio de mensajes y acciones, en un entorno en com√ļn que los cobija. Comunicaci√≥n para el Desarrollo son aquellos intercambios cuyo prop√≥sito es potenciar los procesos de desarrollo, el logro de sus objetivos y la significaci√≥n social y colectiva de √©stos.

En sus or√≠genes, el concepto de Comunicaci√≥n para el Desarrollo se acu√Ī√≥ tempranamente en los a√Īos sesenta, para significar los procesos de transferencia tecnol√≥gica en las aldeas rurales y potenciarlos con el aporte de la comunicaci√≥n masiva y/o de las relaciones interpersonales. Es decir, la C&D se ubica en el paradigma de cambio ‚ÄúDe la sociedad tradicional a la moderna.‚ÄĚ

 

Con posterioridad, se lo utiliz√≥ para nombrar en particular las campa√Īas educativas y de difusi√≥n informativa, destinadas a elevar los niveles de salubridad e instrucci√≥n escolar b√°sica en la poblaci√≥n urbana y rural, entre otras materias de inter√©s.

 

Durante la d√©cada de los setenta y ochenta, el concepto cay√≥ en descr√©dito por su alta connotaci√≥n de servir los prop√≥sitos del poder capitalista y transnacional, as√≠ como por la fuerte ofensiva en desmantelar los monopolios de comunicaci√≥n p√ļblica y entregar a los medios (empresas) la responsabilidad de su autoregulaci√≥n.

 

La dualidad tradici√≥n versus modernidad fue cuestionada por actores acad√©micos y profesionales. Mayor notoriedad p√ļblica adquir√≠an los √ļltimos esfuerzos por instaurar pol√≠ticas nacionales de comunicaci√≥n ‚Äďal alero del Nuevo Orden Mundial de la Informaci√≥n y la Comunicaci√≥n ‚Äď Nomic-, que regular√≠an desde los Estados los mercados de intercambios de mensajes y promover√≠an los proyectos nacionales a favor del desarrollo. Asimismo, cobraron presencia las teor√≠as cr√≠ticas de la comunicaci√≥n masiva y los procesos de educaci√≥n social de base y de concientizaci√≥n social, denominados √©stos √ļltimos: educaci√≥n popular.

 

En los a√Īos noventa se instalan los nuevos conceptos que permitir√°n renovar la C&D y resituarla en los nuevos escenarios socioecon√≥micos, culturales y pol√≠ticos de la √©poca, para comprender y orientar proyectos de comunicaciones que incorporen a los medios masivos, pero no se agoten en ellos. En Am√©rica Latina, Jes√ļs Mart√≠n Barbero¬† (Barbero, 1987) y otros acad√©micos, reivindican el rol mediador de la comunicaci√≥n social, as√≠ como el car√°cter activo de las audiencias y, en general, reivindican el alto grado simb√≥lico de los procesos comunicacionales y de los mercados populares. Se valorizan procesos antes desechados por alienantes y/o comerciales, como las telenovelas, las fiestas, los conciertos de rock, entre tantas otras manifestaciones socio culturales. Desde Estados Unidos nos iluminan las elaboraciones te√≥ricas y pr√°cticas del interaccionismo simb√≥lico. Y en Europa, toman cuerpo las investigaciones acerca de la interculturalidad y el constructivismo.

 

Es a partir de estos conceptos, que los comunicadores para el desarrollo se desprenden progresivamente del pasado difusionista e instrumental de la comunicación y se la juegan ahora por promover la comunicación como una dimensión más, constitutiva, de los procesos de desarrollo.

 

El cambio de Milenio llama a reconocer los nuevos espacios y lenguajes comunicacionales que pueden ponerse al servicio del mejoramiento de la calidad de vida de las personas, en particular las tecnologías interactivas, con sus potencialidades de un lado y su acentuación de brechas en materia de conocimientos y oportunidades, por el otro.

 

El escenario de la globalizaci√≥n, como qued√≥ de manifiesto m√°s arriba, combina la concentraci√≥n y centralizaci√≥n del poder de comunicar ‚Äďespecialmente en torno de los medios industriales-, con la segmentaci√≥n, descentralizaci√≥n y aumento de los espacios disponibles para el intercambio y el di√°logo ‚Äďespecialmente en torno de medios m√°s interactivos, comunitarios, de la sociedad civil y de pol√≠ticas p√ļblicas de nuevo tipo.

 

 

 

 

 

 

Criterio

DIFUSIONISMO

RELACIONAL

Concepción global de las comunicaciones

Instrumental, herramienta de difusi√≥n (‚Äúdar a conocer‚ÄĚ)

Dialógica, herramienta de intercambio y de construcción de significados compartidos.

Finalidad

Socializa la oferta p√ļblica¬† y social de informaci√≥n oficial disponible.

Articula demandas de la gente con oferta p√ļblica y social

Conocimiento

Persuade a adoptar nuevos conocimientos o tecnologías, elaboradas unilateralmente.

Involucra y compromete a conocer lo nuevo a partir de la valoración de lo existente (empoderamiento)

Competitividad

Competencia

Colaboración y articulación

Medios

Uso de medios como instrumento.

Uso de medios como lenguaje.

√Āmbitos

Reconoce √°mbitos: masivo, grupal e interpersonal.

Reconoce medios, espacios y canales diversos, no sólo masivos.

Tipo de relación

Verticalista, unilateral

Valora la horizontalidad, en red.

Fuente: elaboraci√≥n propia y con elementos tomados de Alfaro (1993) y Casta√Īeda (2005, p.11)

 

La comunicaci√≥n relacional, constitutiva de los procesos de desarrollo, tiene por delante un espacio de desarrollo significativo. M√ļltiples experiencias esperan ser potenciadas y reconocidas por su contribuci√≥n a satisfacer necesidades sentidas de la poblaci√≥n, mejorar las condiciones y/o su calidad de vida.

 

En cualquier caso, predomina ‚Äďno s√≥lo entre los comunicadores- la idea de desechar el iluminismo -el cambio como proveniente ‚Äúdesde afuera‚ÄĚ- que acompa√Ī√≥ por a√Īos los esfuerzos difusionistas de los agentes de desarrollo. El racionalismo se bate en retirada y deja el paso al paradigma subjetivista, es decir, aquel que reconoce que los procesos mentales comienzan por las emociones con que se emiten y/o perciben los mensajes, marcando con ello el tipo y nivel de impacto que √©stos tendr√°n entre los sujetos participantes.

 

La clave de la comunicaci√≥n efectiva sigue siendo la subjetividad. Conectar personas entre s√≠ equivale a construir confianzas, antes que llenar la cabeza del otro con informaci√≥n. A partir de las confianzas y de las motivaciones e intereses de cada uno, las personas, grupos e instituciones construyen su credibilidad e identidad (reconocimiento de s√≠ y por el ‚Äúotro‚ÄĚ). Los mensajes que atraen a las personas son percibidos e interpretados por √©stas, no s√≥lo consumidos ‚Äďo si se quiere, tragados sin digerir.¬† En cuanto al lenguaje, los mensajes se construyen desde una emoci√≥n, sobretodo cuando ‚Äďen estos casos- ellos van ligados a una acci√≥n. Es lo que Maturana denominada ‚Äúel acto de lenguajear‚ÄĚ.(Maturana, 1993). Los medios (as√≠ sean peque√Īos o grandes transnacionales) se comportan como un actor m√°s de la relaci√≥n; de all√≠ su capacidad de moldear las agendas p√ļblicas, de actuar como mediadores y constructores de realidad.

 

Principales √°mbitos de las C&D

 

Por cierto que los ámbitos de las Comunicaciones para el Desarrollo son muy variados, así como las estrategias específicas que desarrollan o aplican, bajo un enfoque predominantemente relacional.

 

Identifiquemos a continuación algunos de los ámbitos más significativos:

 

Comunicación y políticas sociales

 

Las pol√≠ticas sociales son pol√≠ticas p√ļblicas especializadas en satisfacer necesidades y enfrentar problemas vividos por sectores de la sociedad, provey√©ndoles prestaciones y servicios.¬† Para conseguir los objetivos planteados, el Gobierno y los servicios p√ļblicos que los proveen, requieren generar significados compartidos (comunicaci√≥n) no s√≥lo con los destinatarios de las mismas (beneficiarios potenciales y usuarios) sino con quienes har√°n posible su implementaci√≥n (autoridades, l√≠deres y tercer sector) y/o las legitiman (generadores de opini√≥n p√ļblica).

 

En la actualidad, destacan las políticas sociales para la superación de la pobreza, la inclusión social, el combate a diferentes formas de discriminación, la seguridad ciudadana, la salud, la educación, el empleo, la vivienda, el desarrollo y/o recuperación de barrios y ciudades, entre otras. Como se dijera al comienzo de esta Presentación, el desafío principal del desarrollo humano no es sólo dar cuenta de las necesidades sentidas de la población, sino que satisfacerlas mediante intervenciones integrales, sinérgicas y oportunas. El método es importante, no sólo el propósito ni el volumen de recursos comprometidos en la solución. En ese marco, las comunicaciones están presentes en el Antes, el Durante y el Después de cada proyecto, programa o iniciativa de intervención social.

 

Comunicación y medioambiente

 

En la medida que los problemas medioambientales se han vuelto m√°s agudos y frecuentes, los actores involucrados incrementan sus estrategias e iniciativas comunicacionales. Es un campo no exento de pol√©micas y visiones diferentes entre los actores m√°s activos ‚Äďecologistas, naturalistas o conservacionistas, medioamientalistas, etc.- lo cual no impide que √©ste sea uno de los √°mbitos donde se desarrollan mejor las redes comunicacionales y el aprovechamiento de los espacios para la comunicaci√≥n. Entre sus actores, se cuentan varios que son eminentemente medi√°ticos, otros son m√°s propositivos y luchan por llevar las denuncias al terreno de las regulaciones y de la acci√≥n educativa.

 

Comunicación y desarrollo sectorial

 

Nos referimos a iniciativas comunicacionales que acompa√Īan el desarrollo de √°mbitos particulares de la vida de las personas, tales como la salud, la educaci√≥n, la vivienda, la seguridad ciudadana, la drogadicci√≥n, etc. En estos casos, que en ocasiones coinciden con las tem√°ticas abordadas por las pol√≠ticas sociales y en otras corresponden a acciones emprendidas por los actores mismos ‚Äďp√ļblicos o privados- hallaremos una gran variedad de dimensiones y motivaciones involucradas.

 

El desaf√≠o de la integralidad de las intervenciones adquiere ac√° el sello de la complementariedad y del trabajo en redes. Sin embargo, lo que distingue a esta comunicaci√≥n de otras, es su marcado aporte a la fase preventiva de los fen√≥menos intervenidos. Se parte de la premisa que invertir en prevenci√≥n (l√©ase: comunicaci√≥n y educaci√≥n) es m√°s barato, efectivo y pr√°ctico que hacerlo en rehabilitaci√≥n. Por eso, la estrategia preventiva se traduce normalmente en ‚Äúcampa√Īas comunicacionales‚ÄĚ, la herramienta m√°s utilizada en este √°mbito. Con todo, se trata de una realidad cambiante y din√°mica, en la cual ‚Äúlas soluciones‚ÄĚ de una d√©cada pueden ya no corresponder en la siguiente.¬†

 

Otro desaf√≠o de este √°mbito, no f√°cil de operacionalizar, es que las comunicaciones sean dial√≥gicas en el plano de los conocimientos. Generalmente, s√≥lo se valoran como v√°lidos y cre√≠bles los conocimientos acreditados por expertos (por ejemplo, el cuerpo m√©dico), con lo cual se contribuye a fetichizar el conocimiento y a volverlo un ente absoluto. Bastar√≠a mencionar el reciente fin de Plut√≥n como planeta, para recordar que una verdad de toda la vida puede darse vuelta por el simple expendiente del pronunciamiento p√ļblico de un grupo de astr√≥nomos connotados.

 

Comunicación y desarrollo local

 

Es un campo en creciente expansión y que dice relación con el desarrollo más o menos articulado de un determinado territorio geográfico, en este caso, más cercano que otros, a la realidad de quienes lo habitan, trabajan o estudian en él.

 

El principal aporte de las comunicaciones es que ayuda a conocer y a debatir p√ļblicamente los problemas o los proyectos que involucran su futuro. Normalmente el desarrollo local convoca a una variedad de actores e intereses representados por √©stos: las comunicaciones contribuyen a que los sujetos acudan, se conozcan, tejan confianzas y trabajen juntos en la b√ļsqueda de alternativas de soluci√≥n a los problemas y/o futuro del territorio.

 

Estos procesos pueden ser convocados desde el sector p√ļblico, el privado, el tercer sector o mediante una combinaci√≥n de los anteriores. El proceso de desarrollo local potenciado comunicacionalmente, contribuye al empoderamiento de los actores involucrados y al relacionamiento de estos actores con otros que ‚Äďpor la din√°mica de los acontecimientos- se van viendo involucrados. La planificaci√≥n y el seguimiento, la correcta combinaci√≥n entre instancias formales e informales de articulaci√≥n, encuentro y toma de decisiones, son claves para el buen √©xito de estas iniciativas.

 

Comunicación para la participación social

 

Acerca de este √°mbito, aumenta d√≠a a d√≠a la bibliograf√≠a p√ļblica y acad√©mica. Esto, porque se liga al tema de la democratizaci√≥n y gobernabilidad de los pa√≠ses, sacudiendo a los √°mbitos pol√≠ticos que han estado en franca crisis de representaci√≥n durante las √ļltimas d√©cadas.

 

La comunicación favorece la participación social y ciudadana, en la medida que contribuye a que los puntos de vista acerca de un determinado tema existan, circulen e influyan en la toma de decisiones.

 

Las nuevas tecnologías permiten masificar procesos de consulta a determinadas poblaciones, sobre los más variados temas. Ya no se requiere que un Estado reconozca el plebiscito como una instancias de toma de decisión; de cualquier modo, las encuestas periódicas, los sondeos de opinión, los focus group y los grupos de discusión, ya no sólo alimentan a los publicistas de productos para el consumo, ahora están presentes en el proceso cotidiano que contribuye a generar la agenda de los gobernantes.

 

Con todo, a nuestro juicio, hay varios elementos que obstaculizan un desarrollo m√°s efectivo de las comunicaciones para la participaci√≥n social. Primero, el bajo inter√©s por desarrollar opini√≥n p√ļblica a nivel local y regional, lo que por cierto no ocurre a nivel de lo nacional. Segundo, c√≥mo asegurar la transparencia y el uso adecuado de los resultados que arrojan estos estudios (a menudo se ocultan sus resultados). Tercero, la falta de seriedad con que algunas autoridades y l√≠deres manejan los argumentos esgrimidos por encuestas y consultas, es decir, quienes las usan s√≥lo como recurso argumental, sin escuchar verdaderamente la voz colectiva que se expresa a trav√©s de √©stas. Por √ļltimo, la escasa disposici√≥n de las personas a participar, realidad que se califica normalmente como efecto del individualismo prevaleciente ‚Äďpudiendo esto √ļltimo ser o no ser efectivo.

 

Comunicación para el desarrollo de la sociedad civil

 

Este ámbito se refiere a la multiplicidad de medios y acciones destinadas a construir sujetos sociales colectivos, más o menos organizados. Las temáticas son diversas y humanas: comunicación y mujer, comunicación y etnias, comunicación e infancia, comunicación juvenil, comunicación para la defensa y promoción de los derechos humanos, grupos antiglobalización, etc

 

Es interesante constatar como varios de los actores que encarnan los ‚Äútemas nuevos‚ÄĚ se han logrado constituir a fuerza de ganar presencia medi√°tica o de incidir en el p√ļblico con sus propios medios y mensajes. Los resultados son: construcci√≥n de agenda, develamiento de situaciones desconocidas o tab√ļ, s√≠mbolos identificatorios y convocantes, entre otros. Sin embargo, la realidad impone sus l√≠mites: ning√ļn actor se yergue a la vida de manera sostenible en el tiempo, si lo hace s√≥lo desde los medios (estrategia medi√°tica). El resto de la poblaci√≥n termina por sancionar su falta de consistencia, un fraude o la fragilidad de su propuesta. Lo contrario tambi√©n es cierto: hay actores que han crecido y consolidado posiciones en las mentes de las personas, debido a que sus comunicaciones medi√°ticas interpretan mejor que las de otros el sentir colectivo y/o contingente respecto del tema que se trate.

 

Comunicación y Emprendimiento

 

Siendo las iniciativas emprendedoras una de las claves del desarrollo econ√≥mico actual, √©stas conllevan repercusiones socioculturales significativas e impactantes. Por eso, independientemente del tama√Īo en que se desenvuelven los emprendimientos, crece el sentido de responsabilidad social empresarial (RSE), con sus correspondientes demandas a la comunicaci√≥n, m√°s all√° del marketing y del posicionamiento ideol√≥gico de los empresarios y/u organizaciones. Al alero de este concepto se tejen importantes redes comunicacionales y de acci√≥n p√ļblico ‚Äď privado; y de sector privado ‚Äď sociedad civil (tercer sector).

 

¬ŅConclusi√≥n?

 

Seguramente, m√°s de alg√ļn lector est√© echando de menos otros √°mbitos reconocibles: me refiero a las TIC y a una bater√≠a de medios que se asocian normalmente con el desarrollo humano: radios y televisoras comunitarias, peri√≥dicos y revistas alternativas, blogs, micromedios, etc.

 

La razón es simple: las TIC crean realidad, sin duda, pero el tipo y significado de realidad que crean depende de la orientación y del uso que se les de; es decir, las TIC crean realidades, tantas como los seres humanos que las utilizan son capaces de descubrir y desarrollar, a partir de las potencialidades, lenguaje y límites impuestos por la fase de existencia y disponibilidad en que se encuentra la tecnología.

 

Otro tanto puede decirse respecto de los medios de comunicaci√≥n. No es el tama√Īo ni la propiedad de la empresa la que determina su contribuci√≥n al desarrollo humano. En principio, todos ellos est√°n llamados a contribuir ‚Äďde diferentes maneras y en diferentes grados. El aporte que llegue a hacer, se juega en la gesti√≥n del medio y en su capacidad para ofrecer formatos y espacios que materialicen de alg√ļn modo las orientaciones que se vienen dibujando a lo largo de este texto.

 

Acerca de las ponencias presentadas

 

Cinco fueron las ponencias presentadas a esta Mesa N¬ļ II de Comunicaci√≥n para el Desarrollo, del IV Encuentro Iberoamericano sobre Estrategias de Comunicaci√≥n. Como se recordar√°, todas ellas deb√≠an referir a experiencias concretas de estrategias que su autor o autores estimaran conveniente compartir en este Foro.

 

Brevemente, estas ponencias fueron las siguientes:

 

N¬ļ

NOMBRE

FILIACION

TITULO PONENCIA

1

√Ängels √Ālvarez Villa

Anunciación Ramírez Queralt

Universidad CEU-Cardenal Herrera

 

La Blogósfera como escenario para nuevas Estrategias Comunicativas: El Blogomaratón Solidario

2

Fabi√°n Borea

Mónica S. Porcel            

 

 

 

Universidad Nacional de La Matanza (UNLAM).

Centro Iberoamericano de Estudios en Comunicación, Información y Desarrollo (CIECID).

Un modelo de comunicación estratégica: El observatorio de desarrollo territorial como apoyo del subsistema decisional en el marco de la complejidad

3

Miguel Darío Mera Velasco.

 

Corpotunía, Colombia

Las TIC,  mejoran procesos de  intercambio de experiencias y mejoramientos tecnológicos para el desarrollo de la  AIR,  sur occidente de Colombia.

4

Olga Del Río Sánchez 

 

 

Profesora Asociada del Departamento de Periodismo y de Ciencias de la Comunicaci√≥n de la Universidad Aut√≥noma de Barcelona (Espa√Īa)

Planificaci√≥n estrat√©gica de la comunicaci√≥n en los programas de Desarrollo. Una propuesta de incorporaci√≥n a la Matriz de Marco L√≥gico‚ÄĚ

 

5

Su√°rez Monsalve, Ana Maria

Universidad de Medellín

Experiencia: estrategia de comunicaci√≥n p√ļblica para la formulaci√≥n participativa para el desarrollo integral en el valle de Aburr√°, Colombia.

Como se puede observar, dos de las ponencias dicen relación con las TIC, dos se refieren a las comunicaciones y el desarrollo territorial y una se refiere al modelo de gestión de los procesos de C&D.

 

 Desde un punto de vista temático, dos de las experiencias se refieren a la comunicación para el desarrollo local con componentes de participación social, una a política social y solidaria, la misma referida también a la constitución de un actor emergente de la sociedad civil. Finalmente, dos de éstas se refieren a aspectos de la gestión del proceso: la planificación, en un caso, el seguimiento en el otro.

 

Contamos en esta ocasi√≥n con el privilegio de conocer dos de las ponencias se√Īaladas, las cuales fueron seleccionadas para participar luego de evaluarlas bajo los criterios de: relevancia, innovaci√≥n, grado de resoluci√≥n, enfoque y presentaci√≥n, as√≠ como teniendo a la vista el curr√≠culo del o de los autores.

 

Olga del R√≠o S√°nchez, de la Universidad de Barcelona, nos ofrece una sugerente ponencia titulada ‚ÄúPlanificaci√≥n estrat√©gica de la como en los programas de desarrollo: incorporaci√≥n a la Matriz de Marco L√≥gico‚ÄĚ.

 

Su solo t√≠tulo nos recuerda la importancia de abordar a tiempo el dise√Īo metodol√≥gico de las comunicaciones de cada proceso. Lo que ocurre normalmente es que los agentes de desarrollo planifican el proceso de desarrollo propiamente tal, pero no sus comunicaciones, porque suelen trabajar con el mal entendido que ‚Äúeso entra m√°s adelante‚ÄĚ.¬†

 

De otro lado, el hecho de ejercitar el uso del Marco L√≥gico ‚Äďen una de sus tantas versiones- a esta planificaci√≥n, tiene el m√©rito de ilustrar a cabalidad el c√≥mo concretizar la ‚Äúorientaci√≥n a resultados‚ÄĚ en el campo espec√≠fico de nuestra competencia.¬†

 

Un m√©rito particular de esta Ponencia es que se encuentra recorriendo el proceso completo de intervenci√≥n, vale decir, arranca del planteamiento de un problema real, el cual se investiga, se formula una soluci√≥n, se aplica √©sta ‚Äď lo cual constituye el paso de investigaci√≥n en curso.

 

Ana Mar√≠a Su√°rez Monsalve, de la Universidad de Medell√≠n, nos proporciona su ponencia titulada ‚ÄúEstrategia de comunicaci√≥n p√ļblica para la formulaci√≥n participativa para el desarrollo integral en el valle de Aburr√°‚ÄĚ.

 

Este caso aborda directamente el tema del aporte de las comunicaciones a la construcción de una estrategia de desarrollo territorial integrada.  Explora el rol estratégico de la C&D, junto a otros enfoques complementarios.

 

Desde el punto de vista de la innovaci√≥n, esta experiencia visualiza la existencia de un conjunto de actores sociales involucrados, constituyendo una interesante experiencia de articulaci√≥n p√ļblico ‚Äď privado.

 

Bibliografía

 

Alfaro, R. M. (03-1993) Una comunicación para otro desarrollo. Calandria: Lima.

 

Barbero, J.M. (1987). De los medios a las mediaciones. Ed. Gustavo Gilli.

 

Casta√Īeda, M. (10-2005), Comunicaci√≥n y Desarrollo Local ‚Äď Cuaderno de Consulta. Lima:Calandria ACS.

 

D√≠az M√ľller, L.T. (2004), El derecho al desarrollo y el nuevo orden mundial. M√©xico. PP. 182.

 

FISEC (2004), CONCLUSIONES DEL II ENCUENTRO IBEROAMERICANO SOBRE ESTRATEGIAS DE COMUNICACI√ďN. Sevilla.¬† http://www.forofaro.com/

 

FISEC (2005), CONCLUSIONES DEL III ENCUENTRO IBEROAMERICANO SOBRE ESTRATEGIAS DE COMUNICACI√ďN. M√©xico.¬† http://www.forofaro.com/

 

Hardy, C., Ministra de Planificación (26 y27-06-2006). Hacia un sistema de Protección Social fundado en Derechos, ponencia presentada en Foro Iberoamericano de Desarrollo Social. Madrid.

 

Maturana, H., Verden ‚Äď Z√īller, G. (1993) Amor y Juego ‚Äď fundamentos olvidados de lo humano. Instituto de Terapia Cognitiva: C. Experiencia Humana. Santiago de Chile.

 

Naciones Unidas (11 y 12-03-1995), Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Social. Copenhague.

http://www.un.org/spanish/esa/devagenda/social.html

 

Naciones Unidas (06-08-2000), DECLARACI√ďN DEL MILENIO. Nueva York. http://www.un.org/spanish/millenniumgoals/ares552.html/

 

Ossand√≥n, F. (2005), UNA NUEVA COMUNICACI√ďN PARA POL√ćTICAS SOCIALES NUEVAS. Ponencia presentada al III Encuentro Iberoamericano sobre Estrategias de Comunicaci√≥n. M√©xico. P.6 ¬†¬†http://www.forofaro.com/

 

Torrico Villanueva,¬† Eric R. (08-2003), MEDIOS E INFORMADORES EN LA CONFLICTIVIDAD DEMOCR√ĀTICA, en Sala de Prensa ‚Äď 58,¬† A√Īo V, vol. 2.¬†¬† http://www.saladeprensa.org/

 

 



[1] Consenso de Washington: conjunto de pol√≠ticas (1989) sistematizadas bajo este nombre por John Williamson; implica, entre otras "sugerencias", la eliminaci√≥n de los subsidios, la reestructuraci√≥n del gasto p√ļblico con disminuci√≥n de la inversi√≥n social, la liberalizaci√≥n amplia de las finanzas y el comercio, la privatizaci√≥n y la desregulaci√≥n. (Torrico Villanueva, 2003).

 

[2] Ver texto completo Declaración en: http://www.un.org/spanish/millenniumgoals/ares552.html

[3] Consagrado como tal en la Declaraci√≥n sobre Derecho al Desarrollo (986) de las Naciones Unidas. Para un completo an√°lisis del tema, ver D√≠az M√ľller (2004).

[4]¬† Que el Sistema se proponga como universal no quiere decir que descansar√° √ļnicamente en el financiamiento estatal; al rev√©s, √©ste ser√° redistributivo y combinar√° las formas p√ļblicas y privadas de financiamiento.

 

ISSN 1669- 4015

Bibliografía:
Alfaro, R. M. (03-1993) Una comunicación para otro desarrollo. Calandria: Lima.
Barbero, J.M. (1987). De los medios a las mediaciones. Ed. Gustavo Gilli.
Casta√Īeda, M. (10-2005), Comunicaci√≥n y Desarrollo Local ‚Äď Cuaderno de Consulta. Lima:Calandria ACS.
D√≠az M√ľller, L.T. (2004), El derecho al desarrollo y el nuevo orden mundial. M√©xico. PP. 182.
FISEC (2004), CONCLUSIONES DEL II ENCUENTRO IBEROAMERICANO SOBRE ESTRATEGIAS DE COMUNICACI√ďN. Sevilla. http://www.forofaro.com/
FISEC (2005), CONCLUSIONES DEL III ENCUENTRO IBEROAMERICANO SOBRE ESTRATEGIAS DE COMUNICACI√ďN. M√©xico. http://www.forofaro.com/
Hardy, C., Ministra de Planificación (26 y27-06-2006). Hacia un sistema de Protección Social fundado en Derechos, ponencia presentada en Foro Iberoamericano de Desarrollo Social. Madrid.
Maturana, H., Verden ‚Äď Z√īller, G. (1993) Amor y Juego ‚Äď fundamentos olvidados de lo humano. Instituto de Terapia Cognitiva: C. Experiencia Humana. Santiago de Chile.
Naciones Unidas (11 y 12-03-1995), Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Social. Copenhague. http://www.un.org/spanish/esa/devagenda/social.html
Naciones Unidas (06-08-2000), DECLARACI√ďN DEL MILENIO. Nueva York. http://www.un.org/spanish/millenniumgoals/ares552.html/
Ossand√≥n, F. (2005), UNA NUEVA COMUNICACI√ďN PARA POL√ćTICAS SOCIALES NUEVAS. Ponencia presentada al III Encuentro Iberoamericano sobre Estrategias de Comunicaci√≥n. M√©xico. P.6 http://www.forofaro.com/
Torrico Villanueva, Eric R. (08-2003), MEDIOS E INFORMADORES EN LA CONFLICTIVIDAD DEMOCR√ĀTICA, en Sala de Prensa ‚Äď 58, A√Īo V, vol. 2. http://www.saladeprensa.org/
URL del Documento:
https://www.cienciared.com.ar/ra/doc.php?n=494

URL de la Revista:
https://www.fisec-estrategias.com.ar

6443 Visitas
Volver 

FISEC-ESTRATEGIAS es la Publicación Académica
editada por el  Capítulo Argentino
con sede en la Facultad de Ciencias Sociales de la UNLZ
ISSN 1669- 4015


Publicado con Lapacho ® Revistas Académicas 2.0